LA GANADERÍA EXTENSIVA, PARTE FUNDAMENTAL DE LOS PRODUCTOS IBÉRICOS DE BELLOTA JOSÉ JARA

Ganadería extensiva en la Dehesa

Las macrogranjas, la ganadería intensiva y el impacto ambiental que suponen es un tema de candente actualidad las últimas semanas en España.

¿Qué entendemos por macrogranja?

Una macrogranja es una instalación de ganadería industrial cuya densidad de animales es muy grande, donde tienen cabida miles de cabezas de ganado, ya sean porcino o bovino, hasta cifras que alcanzan el millón en el caso de las macrogranjas que se dedican a la cría de pollos. Las mejoras tecnológicas de las últimas décadas, unido al aumento de la población a nivel mundial ha supuesto que la producción de carne se haya disparado.

Entre tanto debate, en José Jará® hemos considerado oportuno explicar qué tipo de ganadería usamos, cómo se crían nuestros animales, cómo viven y de qué se alimentan.

Ganadería Extensiva: la vida en la Dehesa

Entendemos por ganadería extensiva aquel tipo de producción ganadera en que se aprovechan eficientemente los recursos del territorio en la que se aplica, con animales de la raza adecuada conciliando  la producción con la sostenibilidad ambiental y con la sociedad.

Ganadería extensiva en la Dehesa
Cerdos ibéricos de la ganadería extensiva de José Jara alimentándose de pastos y bellotas en libertad

Características clave de la ganadería extensiva son la elección de razas autóctonas, como el cerdo ibérico, la libre movilidad del ganado para proporcionar el bienestar del animal, como la cría en libertad en las dehesas, y una densidad de animales adecuada que depende del espacio, del clima, la cantidad de comida, las bellotas en época de montanera…

En José Jara® sabemos que el cuidado del animal repercute en el sabor y en la calidad del producto final. Es por eso que, los cerdos ibéricos José Jara® se crían en libertad en Las Dehesas de Extremadura, Huelva y Salamanca y se alimentan a base de las bellotas de la mejor calidad.

Los animales viven con amplio espacio natural y rodeados de encinas, robles y quejígos.  Nuestros cerdos ibéricos viven en libertad en una zona privilegiada. Todos los años, entre los meses de noviembre y marzo, en La dehesa se desarrolla una actividad de la que dependerá la calidad de los futuros productos ibéricos de bellota: La Montanera.

En la alimentación del cerdo ibérico reside la pureza del sabor

Un cerdo debe entrar en la Montanera con no más de 115kg y una vez en La Dehesa, engorda únicamente a base de hierbas y bellotas un mínimo de 46Kg. En la última fase de su crianza, el cerdo ibérico pasta libre y a placer.

En el post ¿Qué son los precintos del Jamón? os explicamos el tipo de alimentación que le damos a los diferentes cerdos ibéricos José Jara®. Dependiendo de la raza, dónde se cría y de qué se alimenta el animal, se obtienen diferentes productos ibéricos: productos Gran Selección José Jara®, productos de bellota y productos de cebo de campo.

Una bellota, alimento natural del cerdo ibérico
La bellota es el fruto característico de las especies del género Quercus y es el alimento natural del cerdo ibérico

También cuidamos del suelo y el entorno

En José Jara® creemos que el suelo es un factor fundamental en el desarrollo de los mejores cerdos ibéricos. Por ello, conservamos la fertilidad de la tierra mediante el uso óptimo de los recursos, reducimos al máximo las emisiones, aseguramos la biodiversidad y el mantenimiento de los ecosistemas naturales, usamos razas autóctonas y buscamos el equilibrio entre número de animales y recursos alimenticios de Las Dehesas españolas.

La alimentación de los animales depende de la salud del suelo de La Dehesa, es por este motivo que evitamos el uso de fertilizantes químicos, herbicidas y pesticidas, consiguiendo así reducir significativamente la contaminación de la tierra y el agua.

Todas nuestras prácticas están enfocadas al cuidado del entorno para conseguir un modelo productivo mucho más racional y sostenible.

Nuestro propósito es velar por el bienestar animal

Para José Jara® el bienestar de los animales es una prioridad. Nuestros cerdos ibéricos disponen de espacio al aire libre y limitamos la densidad de animales por hectárea. No existen las jaulas, se respeta el tiempo mínimo de lactancia de 40 días y la alimentación que reciben es completamente natural.

Además, escapamos de toda sustancia destinada a estimular el crecimiento del animal, del mismo modo que controlamos la reproducción y limitamos las prácticas que producen daños al cerdo.

Otro factor que cuidamos es el transporte de los cerdos ibéricos.  Siempre se realiza pensando en el bienestar del animal con el objetivo de que el estrés por el traslado siempre sea mínimo.

Ganadería extensiva en la Dehesa
Cerdos ibéricos en la naturaleza libre durante la Montanera

El resultado es la calidad del producto final José Jara®

Lo que diferencia el modelo de producción de ganadería intensiva de la ganadería extensiva que llevamos a cabo en José Jara® se refleja, como no podía ser de otro modo, en el producto final.

Nuestros productos son más naturales, saludables y ecológicos, y cuentan con la garantía de que están 100% libres de químicos, hormonas y antibióticos y dentro de la norma del ibérico.

La carne que ofrecemos tiene mucho más sabor y es más auténtica que la que se produce mediante el método de ganadería intensiva.

Al igual que nuestros productos, en José Jara somos naturales, respetamos los tiempos y nos preocupamos por el bienestar de los animales.

En José Jara® primamos la calidad, y es por ese motivo que no producimos Jamones de Cebo Ibéricos con “precinto blanco”.  Estos cerdos se alimentan durante toda su vida de piensos, cereales y leguminosas en granjas.

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Otras entradas del Blog

Abrir chat
1
Hola, 👋
¿En qué podemos ayudarte?